20-30 €,Crítica 29 enero, 2012 22:36

Restaurante La Mary: precio competitivo en el centro de Bilbao sin aspavientos

El mes pasado fui a ver qué se cocía por La Mary, este nuevo restaurante en frente de la Alhóndiga del que se oye hablar tanto últimamente por Bilbao.

Fui a cenar con mi incondicional amigo Julio, compañero perfecto para estas labores de reconocimiento, ya que a ambos nos gusta mantenernos al día en las tendencias culinarias de la villa. Decidimos ir a cenar un miércoles noche a las 10.

La primera impresión que da el sitio te golpea en la cara nada más entrar: grande y blanco. Es un local de considerables dimensiones y decorado todo él con un blanco nuclear al más puro estilo Neutrex. Me sorprendió y mucho lo llenísimo que estaba a pesar de ser miércoles y de lo grande que es. Siguen esa extraña tendencia de no permitir reservas “de momento” (si alguien entiende el trasfondo de esta estrategia de marketing que me lo explique porque yo no acabo de verlo), y llegamos a pensar que no conseguiríamos mesa de lo atestado que estaba.

La Mary por dentro

La Mary por dentro

Esa es precisamente una de las cosas que posiblemente disguste al cliente de La Mary: el local es grande, hay muchas mesas, hay mucha gente. Y sobre todo, los dueños han querido explotar al máximo las posibilidades del sitio y no les ha temblado el pulso a la hora de abarrotarlo de mesas, lo que da una sensación de hacinamiento que a mí me disgusta lo suyo.

Por otro lado, la relación calidad precio es algo a tener en cuenta. Puedes comer a la carta en pleno centro de Bilbao por unos veinte euros por cabeza. Su cocina no es demasiado elaborada, que nadie espere platos de autor o modernidades. Es cocina mediterránea con algún toque innovador que no pasa de simple anécdota. Eso sí, el emplatado lo cuidan con mimo, por lo que los platos entran por los ojos. Y es que esa, precisamente, es la línea que persigue este grupo empresarial que aglutina restaurantes y hoteles: un lugar bien situado donde comer decentemente a precios competitivos. Nada de aspavientos.

También me sorprendió gratamente el servicio del local. Los camareros, a pesar de atareados, me parecieron diligentes y organizados.

Para empezar pedimos un carpaccio de ternera con rúcula y parmesano que me pareció correcto: no tengo queja.

Carpaccio de ternera de La Mary, en Bilbao

Después, Julio se animó con un magret de pato con salsa al Oporto y pera horneada que nos gustó muchísimo a los dos. La salsa estaba muy lograda.

Magret de pato de La Mary en Bilbao

Yo probé el confit de pato con manzana en dos texturas. La carne si me hizo, quizá, un poco seca, pero nada demasiado grave, ya que lo solucioné mojándolo en la salsa de Julio.

Confit de pato de La Mary

Aquí os dejo la cuenta. Como veis, nada que haga sudar.

Cuenta de La Mary, en Bilbao

No está mal el sitio, pero no contéis con él para una cena romántica o para llevar a alguien a quien tratéis de impresionar. Para eso, ya tenemos otros restaurantes en la villa. Lo que La Mary propone es cocina digna sin hacerte sudar el bolsillo. Buen sitio para comer entre semana o para una cena muy informal, sin embargo, no apto para grandes ocasiones. Le bajo nota porque, como ya os he dicho, a mí las grandes multitudes me hacen sudar. Un 6,5 en la EDV.

La Mary
Plaza Arriquibar, 3.
48008. Bilbao
944 10 77 91
Web
EDV: 6,5
Precio medio: entre 20 y 30 euros.

Tags:

6 comentarios

  • Estoy deacuerdo en q demasiadas mesas agobian

  • Pues la verdad es que si es como dices a mi personalmente no me va a gustar el sitio, porque tiene pinta de que va haber mucho ruido.

  • Habrá que probar su menú del día (con precio bastante competitivo). Un día que tenga paciencia para aguantar la cola, claro…

  • oye, y para comer un menú qué tal???? igual voy mañana domingo. tienes idea de precios?

    muy buena crítica amiga, sigue dándole caña!

    • Pues menú no he comido, pero si vas pásate por aquí y comenta. Lo único que sé es que las colas diarias deben ser tremendas, pero como siempre digo, nadie da duros a cuatro pesetas…

  • Pues yo fui a cenar anoche, y fatal. Las raciones pequeñas, platos recalentados, mesas muy juntas, camareros ariscos. Relación calidad-precio, mala. No volveremos.

Deja tu respuesta

Requerido

Requerido

Opcional


  •