Actualidad,Noticias y estudios,¡Qué cosas! 17 septiembre, 2009 15:34

Piden más impuestos para la ‘fast-food’

Ojo compañeros, que nos suben el Big Mac. Según un estudio de la Universidad de Navarra, disfrutar de la dieta mediterránea sale más caro que vivir a base de comida precocinada rollo yankilandia (¿para llegar a esa conclusión ha hecho falta un estudio?), informa EFE.

Por este motivo, y para intentar terminar con los malos hábitos alimenticios de la juventud (ya sabemos que es nuestro recurso natural más preciado), la investigadora de la Universidad de Navarra Maira Bes-Rastrollo ha planteado como fórmula para favorecer una alimentación saludable entre los ciudadanos que se aplique una subida de impuestos a la ‘comida basura’ y una subvención para los productos de la dieta mediterránea.

 

A la investigadora se le ha ocurrido la idea después de dirigir un estudio entre 17.000 graduados universitarios. El estudio concluye que para estos la dieta mediterránea puede ser más saludable, pero también más cara que la ‘americanizada’ (me sigue sorprendiendo que se necesite un estudio para saber esto, la gente no sabe en qué poner a trabajar a sus empleados y yo con un pie en el paro…) .

Los voluntarios rellenaron un cuestionario semi-cuantitativo de frecuencia de consumo de alimentos, en el que se incluían 136 agrupados en 30 categorías, especificando la cantidad consumida en gramos por día. A partir de esta información se calculó el coste de los alimentos según los datos oficiales disponibles.

 

Además, los autores recurrieron a un sistema validado de puntuación para identificar si los participantes seguían una dieta mediterránea, rica en aceite de oliva, pescado, legumbres, frutas, verduras y hortalizas, o un patrón denominado «americanizado», con predominio de grasas, azúcar, carne roja, comida rápida, bebidas azucaradas carbonatadas y bollería industrial.

«La conclusión fue que una mayor adhesión al patrón mediterráneo se asocia con mayores costes y al contrario» según una nota de la Universidad de Navarra, además de que un menor gasto en la compra se vincula a un mayor consumo de alimentos con «densidad energética alta» y con el «picoteo». No me parece una mala iniciativa, pero yo apostaría por la educación desde pequeños, donde los padres han de ser parte muy activa.

Tags:

Deja tu respuesta

Requerido

Requerido

Opcional


  •